Skip to content

Todo sobre los PTM: explicación de los programas de transferencias monetarias

We are sorry but the page you are looking for is not available in the language you have selected, please go to the corresponding homepage

Mejorar la asistencia humanitaria mediante los PTM: siete grandes temas para el 2023

Con el 2022 llegando a su fin, este es el momento de reflexionar sobre lo que ha estado ocurriendo en el mundo de los programas de transferencias monetarias (PTM) y mirar hacia adelante, hacia los grandes temas que habrá que abordar en 2023.

5 diciembre 2022 — Por Karen Peachey

Al comenzar el año, muchos de nosotros respirábamos aliviados al sentir que lo peor de la pandemia de la COVID-19 estaba llegando a su fin. A medida que avanzaba el año, nuevas crisis de gran envergadura se sumaron a las numerosas crisis que se están produciendo en todo el mundo. En febrero, la invasión a Ucrania causó desplazamientos masivos y provocó réplicas en todo el mundo, mientras subían los precios de los alimentos y el combustible, exacerbando la incertidumbre económica y política en muchos países. Las lluvias escasearon en el Cuerno de África y las alertas de hambruna llegaron a finales de año; unas inundaciones sin precedentes dejaron bajo el agua gran parte de Pakistán, y mucho, mucho más.

A finales de 2021, reflexionamos en este blog sobre 6 grandes temas. Volviendo a leerlo ahora, resulta sorprendente cómo gran parte de los comentarios siguen siendo muy actuales, aunque con algunos avances en la mayoría de los puntos. Así que, en lugar de centrarnos en lo que ha cambiado este año, veamos también algunos de los grandes temas que se avecinan para el 2023.

1. El diseño y la toma de decisiones centrados en las personas: un norte para el progreso

En todo el sector humanitario, las organizaciones tienen declaraciones de visión y objetivos que hablan de poner a las personas en el centro. Aunque se están haciendo progresos, todavía tenemos que mejorar.

Los programas de transferencias monetarias ofrecen más posibilidades de elección y dignidad a las personas en crisis que otras formas de ayuda, pero el diseño de los programas determina el grado en que esto se consigue. Frecuentemente, las necesidades y opciones organizativas se traducen en un diseño subóptimo desde la perspectiva del receptor. En consecuencia, el diseño de los programas puede ser deficiente y dar lugar a (por ejemplo):

  • La elección de la modalidad de pago no se basa en las preferencias de las personas.
  • Una comunicación deficiente con las comunidades sobre quiénes son los destinatarios, por qué, la cantidad o duración de la asistencia conduce a la confusión y a la frustración.
  • La escasa coordinación con otros actores de los PTM y con las autoridades competentes genera ineficiencias.
  • Las tecnologías de pago no probadas se ensayan en comunidades vulnerables.

En muchos casos, las políticas internas, los requisitos de cumplimiento de los donantes, las limitaciones de las infraestructuras de pago, las restricciones legales y otros factores organizativos pueden limitar las opciones y contribuir a estas decisiones. Estas cosas pueden cambiarse, aunque algunas requerirán una perspectiva a largo plazo y esfuerzos interinstitucionales.

Sean cuales sean los problemas, abordarlos con un diseño centrado en las personas dará mejores resultados.

2. Es hora de una nueva hoja de ruta para el dinero en efectivo

Las pruebas demuestran claramente que, en la mayoría de las situaciones, los PTM podrían representar un porcentaje mucho mayor de la asistencia global si se utilizara cuando y donde fuera apropiado. Lógicamente, por tanto, el uso de los PTM debería seguir creciendo en 2023 y más allá.

Sin embargo, un nuevo estudio destaca que, si bien el uso de los PTM está creciendo, el ritmo de aumento se está ralentizando. También muestra que no hay un único medio por el que podamos ver un crecimiento sustancial. En el futuro tendremos que plantearnos cuestiones relacionadas con el almacenamiento previo de existencias, la asistencia condicionada, los modelos de negocio, los distintos modelos de financiación y otras cuestiones. Si combinamos esto con el hecho de que muchos compromisos políticos globales relacionados con los PTM están llegando a su fin -posiblemente incluso el Gran Pacto-, vemos el riesgo de que se produzca un cierto retroceso en el uso de los PTM. Esto no es algo que los recipientes de la asistencia quieran ver.

Las cuestiones que hay que abordar están claras, como se indica en este blog y en el nuevo informe político de CALP. En 2023, necesitamos una nueva hoja de ruta para que los PTM impulsen las prioridades colectivas y logren un cambio sistémico.

3.Respuesta dirigida localmente: abordar las tensiones

Aunque con una lentitud dolorosa, parece haber un cierto impulso en la cuestión de la respuesta dirigida localmente dentro del sistema humanitario en general y dentro del espacio de los PTM en particular. En 2022, el grupo de trabajo sobre los PTM y la respuesta local se mantuvo activo, se amplió el número de miembros y aumentó el compromiso. Al mismo tiempo, el liderazgo local y el compromiso de los actores locales es uno de los principios clave que sustentan el nuevo modelo de coordinación de la asistencia en efectivo.

Esta tensión percibida podría utilizarse para limitar el progreso en ambas agendas, con argumentos como que los PTM a gran escala amenazan la respuesta local y que los actores locales no tienen la capacidad de gestionar respuestas a gran escala.

Como se señala en el Informe sobre la Asistencia Humanitaria Global 2021, aunque todos los tipos de actores humanitarios informaron de un aumento en el uso de los PTM, los datos no podían decirnos hasta qué punto había aumentado la prestación por parte de los actores nacionales. Como se señaló en el blog del año pasado, esto se debe a que (i) actualmente es menos probable que los actores nacionales contribuyan a los sistemas internacionales de recopilación de datos y (ii) cuando los actores nacionales trabajan como socios de ejecución, su papel es a menudo invisible en los sistemas de notificación y los datos son notificados por el organismo principal.

De cara a 2023, es necesario hacer más para:

  • Garantizar una mayor visibilidad y reconocimiento del trabajo de los agentes nacionales.
  • Trabajar para aumentar la escala de la respuesta local a los PTM.
  • Introducir cambios en el sistema humanitario que permitan lo anterior.

4. Los PTM y el medio ambiente

Desde pequeños comienzos, los debates sobre los PTM y el medio ambiente están creciendo. Con un interés creciente, esperamos una explosión de acción en 2023.

Vinculado a esto, el trabajo naciente ha progresado en términos de PTM y acción anticipatoria. Este trabajo está poniendo de relieve cuestiones estructurales para el sistema humanitario.

Dado que el apoyo a la acción anticipatoria se inscribe en los presupuestos de desarrollo de la mayoría de los donantes, tenemos que encontrar la manera de trabajar mejor con nuestros colegas del desarrollo. También tenemos que ver si los presupuestos de ayuda pueden ajustarse para permitir formas de trabajo más eficaces.

Además de estudiar cómo se utilizan los PTM para mitigar o responder a las catástrofes, tenemos que averiguar cómo minimizar el impacto climático y medioambiental de los PTM. Las cuestiones sobre la contratación local y el uso de la cadena de bloques son dos de las que saltan a la palestra en este debate, pero no son los únicos puntos ni mucho menos.

Con el aumento de las emergencias climáticas, se estima que la acción por el clima y la reducción del riesgo de catástrofes, los desastres relacionados con el clima podrían duplicar el número de personas que necesitan asistencia humanitaria hasta superar los 200 millones cada año en 2050.  Estas estadísticas no pueden ignorarse. Tenemos que acelerar la acción y buscar todas las oportunidades para sacar adelante los compromisos de la Carta sobre el Clima y el medio ambiente.

5. El efectivo es efectivo – PTM y otros flujos financieros

Sea cual sea la forma en que lo etiquetemos, el presupuesto del que proceda o el organismo o ministerio gubernamental que lo suministre, el dinero en efectivo es dinero en efectivo desde la perspectiva del recipiente.

A medida que se avanza en las conexiones entre los PTM y la protección social, en 2023 debemos estudiar cómo se vinculan los PTM con otros flujos financieros, como la acción anticipatoria (véase más arriba).

Cuanto más se utilizan los PTM tanto en la ayuda humanitaria como en la ayuda al desarrollo, más preguntas surgen sobre la eficacia de los flujos de financiación, los modelos de negocio actuales y la forma en que nos organizamos.

Aunque es poco probable que en 2023 se produzca un momento eureka, parece claro que estamos en un camino que requiere un debate fundamental sobre ese esquivo puente entre la acción humanitaria y la del desarrollo.

6. Datos y tecnología

Deberían estar sonando fuerte las sirenas sobre la necesidad de mejorar la gestión de datos.

2022 fue una llamada de atención para muchos con, por ejemplo, el CICR afectado por un enorme ciberataque. Actualmente parece como si la concienciación y la comprensión estuvieran creciendo, pero la acción práctica se está retrasando.

Vemos un uso apasionante de las tecnologías existentes y nuevas, con enormes posibilidades de mejorar la ayuda. Por otro lado, la experimentación de nuevas tecnologías en comunidades vulnerables sigue siendo motivo de gran preocupación, tanto en el caso de los PTM como en el sistema humanitario en general.

En 2023 necesitamos conversaciones más francas -con las normas de Chatham House si es necesario- para acordar cómo abordar los riesgos prioritarios. Tenemos que actuar con rapidez para evitar riesgos de datos y convertirnos en un escándalo evitable.

7. Coordinación de la asistencia en efectivo

Por último, pero no por ello menos importante, debemos vigilar de cerca la coordinación de la asistencia en efectivo.  En mayo de 2022, el IASC aprobó un nuevo modelo diseñado para que la coordinación de la asistencia en efectivo sea más predecible y eficaz en todo el sistema.

En 2023 empezarán a aplicarse los cambios previstos en el plan de transición acordado. A medida que avancen las cosas, tenemos que supervisar y garantizar que los cambios previstos funcionen según lo previsto. Una cuestión está clara: el nuevo modelo de coordinación requerirá liderazgo y financiación específica para que los agentes cumplan las responsabilidades señaladas.

El éxito del nuevo modelo depende de todos los implicados, no sólo de los que desempeñan funciones de liderazgo. También debemos estar dispuestos a aceptar que, como ocurre con todo lo nuevo, habrá que hacer ajustes sobre la marcha.

Hay, por supuesto, muchas otras cuestiones que deben avanzar.

Con unas necesidades crecientes y unos recursos bajo presión, necesitamos una ayuda más eficaz y eficiente. Los PTM tienen un enorme papel que desempeñar en la prestación de una mejor asistencia humanitaria. Una hoja de ruta clara para abordar las cuestiones prioritarias será de gran ayuda. Esperamos poder avanzar como colectivo en 2023.

 

En la imagen principalLa FICR apoyó a la Media Luna Roja Afgana en la distribución de asistencia en efectivo para alojamiento a más de 1600 hogares afectados por los terremotos en la provincia de Paktika. Crédito: IFRC/Meer Abdullah. Octubre de 2022.

 

Todo sobre los PTM: explicación de los programas de transferencias monetarias

Explore Todo sobre los PTM