Skip to content

Reporte del Estado Global de los Programas de Transferencias Monetarias 2023

We are sorry but the page you are looking for is not available in the language you have selected, please go to the corresponding homepage

Estar en el extremo receptor: ¿Por qué los cupones carecen de dignidad y tienen un valor deficiente?

Innocent Tshilombo, quien pasó 10 años en el campo de refugiados de Kakuma en Kenia, describe cómo la imposición de condiciones a las transferencias monetarias puede afectar seriamente su eficacia.

22 septiembre 2021 — Por Innocent Tshilombo

Sobre el autor

Innocent Tshilombo

Innocent Tshilombo dejó la República Democrática del Congo (RDC) hace 10 años y desde entonces ha vivido la mayor parte del tiempo en el campo de refugiados de Kakuma.  Es fundador de Kakuma Ventures en el campamento y en 2020/2021 realizó su maestría en acción humanitaria en el Centro de Estudios Humanitarios de Ginebra. La maestría incluía módulos sobre asistencia en efectivo y cupones, hecho que lo inspiró a escribir este blog, en el que reflexiona sobre su experiencia de recibir asistencia.

Mi experiencia con la asistencia en efectivo

Vine a Kenia en 2009 desde la RDC y el campamento de refugiados de Kakuma ha sido mi hogar durante gran parte de los últimos 10 años. Kakuma es un campamento en el noroeste de Kenia donde el Programa Mundial de Alimentos (PMA) distribuye cupones electrónicos mensuales y asistencia en especie a través de tres centros de distribución de alimentos administrados por sus organizaciones asociadas para atender a una población de 157.539 personas.

Presento el punto de vista de un receptor que ha experimentado el cobro de la ayuda en especie y que ha visto la introducción de cupones electrónicos como parte de la asistencia prestada. Creo que la asistencia en efectivo ofrece una buena relación calidad-precio y mayor flexibilidad al ofrecer opciones a los receptores y preservar su dignidad en comparación con la asistencia en especie.

Sin embargo, los objetivos de las organizaciones humanitarias que brindan asistencia en efectivo y cupones para sectores específicos limitan los beneficios de la asistencia en efectivo para los beneficiarios.

Con el tiempo se ha mejorado mucho, pero recolectar la asistencia en especie en el campo de refugiados de Kakuma todavía lleva entre 2 y 4 horas, lo que desanima a algunos receptores de recolectar la asistencia para evitar la pesadilla de lidiar con la brutalidad del personal de seguridad, algunos de los cuales favorecen a sus familiares y amigos para que los atiendan primero. A veces, las personas pueden sentirse tan frustradas con el proceso de recolección que se saltan la distribución y pierden la canasta de alimentos en especie de un mes.

Hace unos años, la asistencia en especie se eliminó parcialmente y se sustituyó con un cupón electrónico móvil para alimentos, conocido localmente como “Bamba Chakula” (“consigue tu comida” en swahili). Recolectar la asistencia en especie era una condición previa para poder recibir la Bamba Chakula. En consecuencia, no recibir la asistencia en especie determinó la inhabilitación para recibir el Bamba Chakula. Esta condición previa hizo aún más vulnerables a aquellos que no se sentían seguros en los puntos de recolección o que no recolectaron su asistencia en especie por cualquier otro motivo.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) y sus socios fueron los únicos que distribuyeron cupones electrónicos dirigidos a todos los hogares del campamento. El cupón electrónico fue diseñado para cumplir objetivos específicos destinados a permitir que las personas compren alimentos frescos que no estaban disponibles en especie en los centros de distribución de alimentos, como leche, carne, verduras y frutas.

Las restricciones y condiciones previas impuestas a Bamba Chakula dieron lugar a una menor flexibilidad y capacidad de elección, una mala relación calidad-precio y han contribuido a disminuir la dignidad del receptor.

Las restricciones y condiciones para recibir Bamba Chakula fueron aún más estrictas por parte de los responsables de las pocas tiendas preseleccionadas por el PMA para participar en el programa de cupones electrónicos. En algunos casos, las restricciones sobre qué comprar redujeron el valor del cupón electrónico.  En el caso que un receptor necesitara comprar un artículo que no estaba cubierto por Bamba Chakula, el comerciante devaluaba el cupón electrónico a un valor aleatorio tan bajo como el 60% de su valor real en efectivo. Por otro lado, al participar solo unos pocos comercios en el programa de cupones electrónicos, los beneficios económicos para los comercios locales que participaron en el programa de cupones electrónicos crearon una nueva forma de desigualdad de mercado y una ventaja competitiva desleal entre los comerciantes, con beneficios para los que participaron en el programa de cupones electrónicos en comparación con los que no lo hicieron.

Además, el uso de Bamba Chakula estaba condicionado a menos de 7 días, tras lo cual el valor se eliminaba de la cuenta móvil sin que el usuario final tuviera ningún beneficio duradero más allá del período del cupón electrónico.

Las desigualdades que existen entre la población de refugiados en los campos de refugiados de Kakuma son evidentes. La asistencia no debería profundizar estas desigualdades.

La introducción de asistencia restringida y condicionada de cupones electrónicos se percibe como otra capa de restricción impuesta a los refugiados. Esto se suma a las restricciones existentes impuestas por la política de refugiados en Kenia que limita, por ejemplo, los flujos de ingresos a los que puede acceder un refugiado y establece un límite a los ingresos que puede recibir un refugiado si está empleado por una organización en el campamento.

La situación en Kakuma refleja cómo el diseño de proyectos humanitarios está influenciado por muchos factores. La implementación y el seguimiento se ven influidos por los prejuicios heredados, las percepciones habituales sobre la responsabilidad de un receptor en las decisiones que debe tomar sobre su propia vida y la falta de datos en el sector humanitario. Estos factores crean un obstáculo evidente para implementar la asistencia en efectivo y no se desaprovechan los beneficios que ofrece el efectivo como forma de asistencia en respuesta a las necesidades humanitarias.

La asistencia en efectivo está destinada a los beneficiarios y ellos son los principales responsables de decidir qué es lo mejor para ellos. Las intervenciones de los PTM para sectores específicos, como la que ofrece el PMA en Kakuma, con un enfoque restringido en los alimentos, también deberían incluir asistencia en efectivo para propósitos múltiples que se pueda usar en alimentos y otras cosas según las necesidades.

El hecho de que los cupones electrónicos estén restringidos a la compra de alimentos no significa que una persona elegirá gastar su dinero en alimentos todo el tiempo, ya que tiene otras necesidades que considerar, pero sí significa que será penalizado por hacerlo, ya que se pierde valor en el proceso.

La asistencia restringida y condicionada en efectivo y en cupones reproduce una nueva forma de desperdicio de recursos que se asemeja a la distribución de productos no deseados que a veces se incluyen en la canasta de la ayuda en especie. Las estrategias sectoriales deben adaptarse para promover una elección liberalizada de opciones, flexibilidad y dignidad para los receptores, ya sea en educación, seguridad alimentaria o salud, teniendo en cuenta las necesidades de protección.

Si nunca has estado en el extremo receptor de la ayuda, tienes suerte.  Pero, si algún día te encuentras en esa posición, pregúntate a ti mismo: ¿quisieras que otras personas tomen decisiones sobre lo que comes y cómo gastas tu dinero?

 

Muchas gracias a Innocent por este testimonio tan interesante y claro. Por favor consulta la Caja de herramientas de calidad del programa de la CALP Network para apoyar en el desarrollo, mantenimiento y revisión de los programas de transferencias monetarias.

 

Reporte del Estado Global de los Programas de Transferencias Monetarias 2023

Lea el reporte ahora